Planes de Ordenación Cinegética

 

Los planes técnicos de caza o planes de ordenación cinegética como se denomina en la Región de Murcia suelen ser obligatorios en todas las Comunidades Autónomas

En la Región de Murcia, tenemos la Ley 7/2003 de Caza y Pesca Fluvial de la Región de Murcia, que en su Artículo 40.- De los Planes de Ordenación Cinegética y Piscícola, establece la obligatoriedad de elaborar dichos Planes. Aunque en cierta forma, está condicionado al Reglamento que se tendrá que aprobar.

 

La Comunidad Autónoma, está tramitando un Decreto para llevar a cabo dicho desarrollo Reglamentario, pero no estará aprobado hasta 2020 aprobado, por tanto, actualmente, no se están exigiendo los planes a aquellos cotos que no estén en Montes de Utilidad Púbica, que sean de caza mayor, intensivos o de nueva creación, no obstante, hay muchos cotos que elaboran los planes (vigencia de 5 años), para poder realizar una correcta gestión cinegética.

 

Si están interesados en su elaboración, tienen 2 modelos a su disposición: uno simplificado, tipo formulario sencillo, y otro más amplio, que será el que desarrolla el Decreto y lo puede descargar a continuación:

 

Está en tramitación:

Proyecto de Decreto n.º ___ de ______________ de 2019, sobre la elaboración de Planes de Ordenación Cinegética en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

 

Modelo para la realización del Plan de Ordenación Cinegético en la Región de Murcia

 

Modelo simplificado de Plan de Ordenación Cinegético en la Región de Murcia

 

 

En la ley 7/2003, Artículo 40.- De los Planes de Ordenación Cinegética y Piscícola.

  • Todo aprovechamiento cinegético y acuícola, en terrenos de aprovechamiento especial y en los cotos de pesca fluvial, respectivamente, deberá gestionarse por el titular del derecho conforme a un Plan de Ordenación Cinegético o Piscícola aprobado por la Consejería com­petente, justificativo de la cuantía y modalidades de las capturas a realizar, con el fin de proteger y fomentar la riqueza animal.
  • La vigencia máxima de los planes de ordena­ción será de cinco años. Terminada la vigencia del plan, no podrá continuarse el aprovechamiento cinegético o piscícola hasta la aprobación de un nuevo plan. Excep­cionalmente y por causa justificada, la vigencia del apro­vechamiento podrá prorrogarse por plazos anuales hasta un plazo máximo de cinco años.
  • El contenido de los planes de ordenación se establecerá reglamentariamente. En cualquier caso, contendrá los datos referentes a la situación inicial del aprovechamiento cinegético o piscícola, así como de las poblaciones, el número máximo de cazadores o pescadores en función de la superficie o riqueza en los terrenos de aprovechamiento especial o, en su caso, en los cotos de pesca fluvial, métodos utilizados en el con­trol y seguimiento, programa de mejora del hábitat, pro­grama de mejora de las poblaciones cinegéticas o acuícolas, programa de la explotación, programa finan­ciero y medidas de protección de la fauna silvestre que pudieran existir en la zona aprovechada, cartografía, así como las actuaciones a llevar a cabo para prevenir los daños que cualquier especie pueda ocasionar a las cinegéticas o no y en las explotaciones agropecuarias, piscícolas y forestales existentes en el mismo.
  • Los Planes de Ordenación establecerán áreas reservadas en atención al valor ecológico de determina­das zonas o a la finalidad de permitir el refugio y el de­sarrollo de las especies en general. En estas áreas re­servadas no podrá practicarse la caza o la pesca ni cualquier otra actividad que pueda molestar a los ani­males y que no sea la propia del uso agropecuario, piscícola o forestal, salvo autorizaciones específicas para el control de especies perjudiciales para la agri­cultura, la caza, la pesca u otras causas debidamente motivadas. El máximo de superficie de estas áreas será el 10% del total de la zona a aprovechar.
  • Podrá eximirse de constituir áreas reservadas, tanto para la caza como para la pesca fluvial, a aquel aprovechamiento especial que colinde o limite con es­pacios sometidos a algún tipo de protección o a aquel otro en que queden limitadas o prohibidas las activida­des cinegéticas o piscícolas.
  • En la aprobación de los Planes de Ordenación, la Consejería competente podrá imponer las medidas nece­sarias para asegurar el adecuado y racional aprovecha­miento de las especies. Estas medidas tendrán carácter objetivo y, debidamente motivadas, se trasladarán a la persona o entidad que lo hubiere presentado para trámite de alegaciones previamente a la resolución.