Programa de certificación genética de la perdiz roja

La perdiz roja es la especie más emblemática de caza menor en la Península ibérica y constituye una considerable fuente de recursos económicos en áreas rurales. Su relevancia ecológica es también muy grande por tratarse de una importante fuente de alimentación para varios depredadores, muchos de ellos especies amenazadas. La enorme actividad cinegética que rodea a esta especie supone un notable recurso.

En la actualidad las densidades de perdiz roja silvestre presentes en los cotos de la Región de Murcia han disminuido considerablemente por diversas causas, por un lado ha cambiado el modelo de cultivo en las zonas agrícolas, éstos son cada vez más intensivos y de ciclo más corto, lo que perjudica enormemente el ciclo reproductivo de la perdiz roja. La predación sobre la especie ha aumentado especialmente por el incremento que ha existido en las poblaciones de jabalí, a lo que se podría añadir el alto índice de mortandad debido a las patologías y enfermedades que normalmente provienen del contacto con individuos procedentes de granjas cinegéticas, cuyo destino son las sueltas o repoblaciones.

Por los motivos expuestos, los titulares de los cotos ubicados en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia demandan una gran cantidad de sueltas y repoblaciones de ejemplares de perdices, procedentes de granjas cinegéticas ubicadas en la Región de Murcia, de otras Comunidades Españolas o incluso de fuera de España, de las cuales no se tiene constancia de que se hayan llevado a cabo controles genéticos que eviten el riesgo de hibridación para las poblaciones naturales.

En este contexto, diferentes estudios genéticos han alertado del peligro, que puede suponer para la conservación de las poblaciones naturales de perdiz roja, la liberación en el medio natural de ejemplares híbridos de esta con otras especies de perdiz, principalmente perdiz chukar ( Alectoris chukar).

Habiéndose identificado marcadores específicos y desarrollado procedimientos de análisis genético que permiten, de forma científicamente fiable, detectar la presencia de genes característicos de especies alóctonas de perdiz, se pretende con esta Orden la regulación de la producción y liberación en el medio natural de ejemplares de perdiz roja, con el fin de evitar introducir ejemplares con introgresiones genéticas de especies alóctonas susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos de las poblaciones autóctonas

También se regula en la presente Orden, la introducción, traslado, suelta o repoblación de la perdiz roja, que sólo se podrán realizar cuando resulte garantizada la protección sanitaria y el control genético de la especie. A tal fin se exigirá que todos los animales a liberar, vayan acompañados del correspondiente certificado sanitario y de control genético expedidos por la Consejería competente en materia cinegética y de sanidad animal.

La presente Orden tiene su marco fundamental en el artículo 45 de la Constitución al disponer el derecho que todos tienen a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de su persona, así como el deber de conservarlo, exigiendo de los poderes públicos que velen por la utilización racional de todos los recursos naturales.

La Directiva 2009/147/CEE, de de 30 de noviembre, relativa a la conservación de las aves silvestres, determina en su artículo 11, que “ los estados miembros velarán por evitar que la eventual introducción de especies de aves que no vivan normalmente en estado salvaje en el territorio europeo de los Estados miembros perjudique a la flora y la fauna locales. Consultarán al respecto a la Comisión.”

El Estatuto de Autonomía aprobado por Ley Orgánica 4/1982, de 9 de junio, en su artículo 10.Uno apartado 9 atribuye la competencia exclusiva en “ caza y pesca fluvial. Protección de los ecosistemas en los que se desarrollan dichas actividades”.

Dentro del régimen jurídico básico establecido en la Ley 33/2015, de 21 de septiembre, por la que se modifica la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en su artículo 2. Principios,  es un principio básico la utilización ordenada de los recursos para garantizar el aprovechamiento sostenible del patrimonio natural, en particular, de las especies y de los ecosistemas, su conservación, restauración y mejora y evitar la pérdida neta de biodiversidad.

En el artículo 54 de la Ley 33/2015, de 21 de septiembre, por la que se modifica la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, se recoge la  obligación de las Comunidades Autónomas de adoptar las medidas necesarias para garantizar la conservación de la biodiversidad que vive en estado silvestre, atendiendo preferentemente a la preservación de sus hábitats y estableciendo regímenes específicos de protección para aquellas especies silvestres cuya situación así lo requiera, incluyéndolas en alguna de las categorías mencionadas en los artículos 56 y 58 de esta ley.

Por otro lado la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en el artículo 65 se establece en el apartado e)  en relación con la actividad cinegética y acuícola, queda prohibida la introducción de especies alóctonas. En el caso de introducciones accidentales o ilegales, no se podrá autorizar en ningún caso su aprovechamiento cinegético o piscícola, promoviendo las medidas apropiadas de control de especies para su erradicación. En el apartado i) se establece que  las Administraciones públicas competentes velarán por que las sueltas y repoblaciones con especies cinegéticas no supongan una amenaza para la conservación de las poblaciones naturales en términos genéticos o poblacionales.

Finalmente, el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras, establece en su disposición adicional segunda, que los híbridos especies, subespecies y razas alóctonas que se encuentren en libertad en el medio natural podrán ser considerados especies exóticas invasoras a efectos de su erradicación debido al riesgo de alteración de la pureza genéticas de las especies autóctonas.

En el marco del artículo 18.3 y 18.4 de la Ley 7/2003, de 12 de noviembre, de Caza y Pesca Fluvial de la Región de Murcia específica:

“3. Por vía reglamentaria se determinarán las condiciones en que los cotos intensivos pueden desarrollar su actividad, en especial las referentes a periodos de caza, controles genéticos y sanitarios, requisitos para realizar las sueltas, frecuencia y, en su caso, marcado de las mismas.

4. No tendrán consideración de cotos intensivos aquellos que sean repoblados con piezas de caza durante los periodos de veda, para restaurar las poblaciones cinegéticas que pueda sustentar el acotado de manera natural, sin perjuicio de que estas sueltas se sometan a lo establecido sobre este tipo de prácticas en la presente Ley y lo que se determine reglamentariamente.”

Por otro lado, el artículo 8 de la Ley 7/2003 establece que  “La Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a través de los órganos de la Consejería competente, velará por la conservación de la pureza genética de las especies o subespecies autóctonas que constituyen el patrimonio cinegético y piscícola de la Región, así como de los aspectos sanitarios de la caza y pesca fluvial”. De igual modo, el apartado 1 del artículo 67 respecto a las granjas cinegética  “…se utilizarán reproductores con línea genética silvestre autóctona, que serán renovados periódicamente”, añadiendo el apartado 2 que,  “…El interesado, como requisito previo, deberá presentar, junto con la solicitud, un proyecto suscrito por técnico competente en el que se contemplen, además de los datos constructivos, presupuestarios y estudio económico, los aspectos higiénico-sanitarios y de calidad genética de las piezas de caza a criar y las producciones, así como el destino previsto para las mismas”.

Finalmente el artículo 12 de a la Orden de 12 de mayo de 2015, de la Consejería de Agricultura y Agua sobre periodos hábiles de caza para la temporada 2015/2016 en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia especifica:

“1. Las sueltas en los terrenos cinegéticos de piezas de caza procedentes de granjas cinegéticas autorizadas, requerirán disponer de la autorización de la Dirección General de Medio Ambiente. En la solicitud se indicará la especie a repoblar, su procedencia especificando el número de Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA) y el número de autorización para la producción y suelta de especies cinegéticas en el medio natural, el número de ejemplares, paraje de la suelta, fechas de suelta y justificación de la necesidad y conveniencia de la repoblación solicitada en el acotado.

2. Queda prohibida la introducción de especies, subespecies o razas geográficas alóctonas cuando éstas sean susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos. En el caso de introducciones accidentales o ilegales, no se podrá autorizar en ningún caso su aprovechamiento cinegético, promoviendo las medidas apropiadas de control de especies para su erradicación.”.

La Consejería de Agricultura y Agua suscribió en el año 2009, un Protocolo de Intenciones con la Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza, con el objetivo de participar en el “Estudio de métodos genéticos para determinar la hibridación de la perdiz roja” con ejemplares reproductores de la Granja Cinegética de Fuente Atocha cuya titularidad correspondía a la Comunidad Autónoma.

Igualmente durante el año 2010 se suscribió otro convenio con FEDENCA para formar parte del “Mapa de hibridación genética y situación sanitaria de la perdiz roja en España”, obteniendo distintos niveles de hibridación en las comarcas cinegéticas de la Región.

Se elaboró un “Convenio de Colaboración entre la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a través de la Consejería de Presidencia, la Fundación para el estudio y defensa de la naturaleza y la caza (FEDENCA y la Asociación Granja Cinegética de la Región de Murcia, para la mejora sanitaria y genética de la perdiz roja” firmado el 25 de septiembre de 2012.

A través del Convenio se entregó a la Asociación 400 ejemplares procedentes de la Granja Cinegética de Fuente Atocha que tenía la Comunidad Autónoma, analizados y certificados de ausencia de introgresión genética de perdiz chukar. Se ha comprobado la trazabilidad de los pollos mediante un programa de identificación individual de los reproductores cedidos y sus descendientes destinados a reproducciones futuras. Fedenca ha realizado los análisis de reproductores procedentes de la Granja de Fuente Atocha a través del Método Múltiplex-Primer Extensión. La Asociación Granja Cinegética ha ido renovando los reproductores con los ejemplares analizados y con resultado de ausencia de hibridación en el resto de las granjas pertenecientes a la Asociación.

El procedimiento que en estos momentos se considera más apropiado es el denominado Múltiplex-Primer Extension, que permite detectar la presencia de genoma de perdiz chukar (Alectoris chukar) en perdiz roja (Alectoris rufa) mediante marcadores especie-específicos tipo SNP. Se trata de marcadores exclusivos, que presentan una variante en una población y otra variante distinta en la otra población. Las ventajas respecto a otros procedimientos radican en su especificidad, capacidad de diagnóstico, estabilidad, propiedades tecnológicas de cada marcador para ser analizados simultáneamente junto a un número elevado de otros marcadores y su potencia de exclusión. Este método está validado por el Ministerio de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, para detección de híbridos con perdiz chukar.

Con motivo de impulsar el proceso de adaptación de las granjas cinegéticas de la Región de Murcia, que llevan a cabo la cría de perdiz roja (Alectoris rufa) y con el objeto de garantizar la calidad genética, sanitaria y conservación de la perdiz roja como parte fundamental de la biodiversidad de esta Región, la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente pone en marcha un proceso de certificación de las granjas de la Región de Murcia, a través de un instrumento denominado Programa de Certificación genética de la perdiz roja en la Región de Murcia

Actualmente, se está elaborando un decreto que apruebe el Programa de Certificación Genética de la perdiz roja en la Región de Murcia.